Cómo el Internet de las cosas transformará su cadena de suministro

Por Jorge Ruiz el 01 de septiembre de 2015

Internet of Things

El término “Internet de las cosas” o IoT, por sus siglas en inglés, fue acuñado por el emprendedor británico Kevin Ashton, cofundador del Auto-ID Center del MIT, durante una presentación que enlazaba la idea de identificación por radiofrecuencia (RFID) en la cadena de suministro con el mundo de Internet. “Si tuviéramos equipos que supieran todo lo que hay que saber acerca de las cosas, a partir de datos recopilados sin nuestra ayuda, seríamos capaces de monitorizar y contar todo, y reducir así considerablemente los costes, los desperdicios y las pérdidas.”

El IoT se ha convertido en una fuerza poderosa para la transformación de negocios, y su enorme impacto afectará en los próximos años a todos los sectores y todas las áreas de la sociedad. Existen enormes redes de objetos físicos dedicados (cosas) que incorporan tecnología para detectar o interactuar con su estado interno o medio externo. Según Gartner, había 3700 millones de “cosas” conectadas en uso en 2014 y esa cifra se elevará hasta los 4900 millones en 2015. Las aplicaciones de consumo serán las encargadas de impulsar el número de objetos conectados (casi 3000 millones de cosas conectadas en 2015), mientras que serán las empresas las que se beneficiarán de la mayor parte de los ingresos.

Muchos analistas especulan que el número de dispositivos conectados podría ser más de 50 mil millones en 2020, cambiando para siempre la forma en que todo el mundo hace negocios. El impacto económico del Internet de las cosas podría alcanzar cifras de billones de dólares, y afectar al 50% de las industrias del mundo.

Desafíos para los sistemas ERP

Uno de los principales retos del Internet de las cosas para los sistemas ERP es que se producirá un drástico aumento de la cantidad de datos en el sistema. Sin embargo, los datos en bruto resultan inútiles cuando no se puede analizar. El IoT es muy potente en cuanto a recopilación de datos, pero de momento no pasa de ahí, por lo que la optimización de procesos será más importante que nunca para poder asimilar y convertir todos estos datos en valor añadido.

Una vez que la integración de datos está establecida, la gestión de datos es la siguiente prioridad. La infraestructura del Internet de las cosas no solo debe tener una enorme capacidad de almacenamiento, sino que también debe contar con mecanismos de cálculo y procesamiento escalables que se adapten a un volumen creciente de datos, con el fin de integrar los datos de los sensores y dispositivos con los procesos de negocio y workflows.

Todos estos datos de diferentes dispositivos y sistemas conectados deben ser protegidos a lo largo de toda la organización. La seguridad en los centros de datos, redes y software tiene que ser considerada como un requisito básico de diseño, con el fin de proteger los datos y garantizar al mismo tiempo que estén disponibles para los usuarios en todo instante.

Valor comercial

Con la infraestructura adecuada para la integración de datos y funcionalidades de gestión de datos específicas para el IoT, las empresas serán capaces de aprovechar el potencial de los datos de dispositivos y utilizarlo para impulsar la innovación.

Transparencia y visibilidad: todos los datos de dispositivos pueden ofrecer una visibilidad sin precedentes sobre todas las operaciones y procesos a lo largo de una empresa.

Proceso de workflow: el IoT puede ayudar a las empresas a alcanzar nuevos niveles de eficiencia operacional al incorporar los datos de redes de sensores en sus procesos de negocio y permitir la comunicación bidireccional, de forma que las acciones desencadenadas por los procesos de negocio se puedan propagar de nuevo hasta el dispositivo.

Análisis: los viejos informes estáticos ya no sirven. Los consumidores de estas ingentes cantidades de datos quieren informes flexibles para explorar toda esa información. Ofrecer un alto rendimiento durante esta exploración será vital para asegurar una experiencia de usuario atractiva.

Impacto en la gestión de la cadena de suministro (SCM)

Para obtener beneficios de la revolución del Internet de las cosas, las organizaciones deben hacer un análisis exhaustivo y definir nuevos procesos a lo largo de toda la cadena de suminsitro, con el objetivo final de satisfacer la demanda de productos y servicios del cliente. Numerosas compañías hacen ya uso del IoT en áreas como el reabastecimiento proactivo, el mantenimiento predictivo, la gestión de riesgos o la reducción de pérdida de activos.

Según la vicepresidente de investigación de Gartner, Noha Tohamy, los jefes de cadena de suministro (CSCO) deben centrarse en tres aspectos:

1. Hacer uso del IoT para mejorar o rediseñar completamente los procesos de la cadena de suminitro existentes

Además de impulsar la transformación de los negocios y sus cadenas de suministro, el Internet de las cosas puede también aportar beneficios a procesos ya existentes, desde la utilización de recursos hasta la optimización del espacio en almacenes, pasando por la planificación de la producción.

2. Ofrecer información facilitada por el IoT a clientes tanto internos como externos

Con el Internet de las cosas, la cadena de suministro tendrá acceso sin precedentes a unos datos de gran valor para participantes internos y externos. Esto supone una gran oportunidad para las organizaciones de cadena de suministro para desarrollar nuevas soluciones basadas en toda esta información para sus clientes.

Por ejemplo, un fabricante de equipamiento agrícola puede capturar datos provenientes de sensores en la maquinaria para comprender mejor cómo los agricultores utilizan las diferentes funcionalidades de sus productos. Esta información puede ser usada por el equipo de I+D para desarrollar productos que se ajusten mejor a las necesidades de los clientes.

3. Construir un fuerte liderazgo tecnológico en torno a la cadena de suministro para permitir la convergencia del mundo digital con el mundo físico en la cadena de suministro

El IoT creará nuevos desafíos y necesidades para las organizaciones de cadena de suministro, que probablemente serán las encargadas de distribuir y mantener productos y soluciones que soporten la nueva tecnología. Esta circunstancia supone una gran oportunidad para dichas organizaciones de desempeñar un papel clave en la definición global de la estrategia de negocio.

Para saber más sobre cómo el Internet de las cosas y otras tecnologías dan forma al mundo de la gestión de datos, vea nuestra línea del tiempo interactiva del Big Data.

 

Línea del tiempo del Big Data

Sobre el autor

Jorge Ruiz

El blog de Winshuttle está escrito por líderes intelectuales que se centran en aportar contenido sobre una variedad de temas, desde noticias de la industría, mejores prácticas y actualizaciones de software, hasta educación continua y trucos y procedimientos, y mucho más.

¿Desea hacer alguna pregunta o comentario acerca de este artículo?

Continúe la conversación en Twitter usando @WinshuttleES